En la Semana Santa

© 2004-2020 ESPAÑA,
con Franco,
era el protector de la religión católica
y su gerente en casi toda la península ibérica.
La religión del Imperio era la Religión de la Nación
que Franco defendía más y más.
Un catolicismo un tanto diferente:
acuerdos con Roma en la financiación de Iglesias
por la exaltación de la beatitud
y sus formas forklóricas
de adoración en imágenes.

¡La gran religión del Imperio español
todavía quedaba presente en el pueblo español,
era lo único a defender en 1952,
y nuevos turistas acudieron en masa
¡entre toque de culo y pandereta!
Da igual la cantidad,
pero si se gasta más de lo que se ingresa
y no se invierte el futuro es cero;
aunque para llegar a ello,
en la Historia de España
tuviera que aumentar la presión nerviosa en grado sumo.

Los navegantes de los mares
nos habíamos refugiado en nuestra propia isla
con un rey francés,
una religión de Roma
y sin colonias a las que viajar.

Y en ese Jueves Santo,
la chaqueta de cuero,
la rubia melena,
la seducción del sexo
yo vi en las tabernas nocturnas cordobesas
como principio ético de la agonía de una religión cristiana
que dicen que es católica
y española.

Todos se reúnen durante los tres mismos días, tres días cada año,
solicitando el asiento del ausente,
tres días de fiesta en un grupo unido,
una religión financiada cada vez por más esfuerzos,
de generación en generación,
ese es el día,
donde la necesidad debe estar ausente,
financiados,
no financian,
dispuestos a patalear
a quien contradiga
el respeto a un gran nombre.



Cuando termina la ceremonia de Premios Nobel, esta página llega cerca de los 2 300 seguidores. ¡Gracias por participar en la divulgación de Escritos Urbanos (EE.UU.)

Posted by Escritos Urbanos -EE.UU on Saturday, October 17, 2020

¿Que te gustaría leer?